Últimos articulos

Hallan moléculas quirales en el espacio.

Miren sus manos: son iguales, pero distintas. Si ponemos una sobre la otra, no coinciden. Podemos decir que la mano derecha es la imagen especular de la izquierda. Esto mismo ocurre con algunas moléculas que encontramos en la naturaleza: existen moléculas que pueden ser diestras (dextrógiras) o zurdas (levógiras). Cumplen con una propiedad que se denomina quiralidad: poseen una estructura idéntica, pero son opuestas y no se pueden superponer.

Ondas Gravitacionales: la importancia de la ciencia española

En febrero de 2016 asistimos a uno de los anuncios más importantes en cuanto a descubrimientos científicos se refiere de los últimos años: la detección, por vez primera, de ondas gravitacionales. Pocos eran los que dudaban de su existencia, tal es la confianza en la teoría General de la Relatividad de Einstein que las predice. Más bien la cuestión estaba en si teníamos la tecnología necesaria para detectarlas, pues, aunque los fenómenos que las producen son terriblemente energéticos (por ejemplo, la fusión de dos agujeros negros), el resultado en cuanto a las ondulaciones del espacio-tiempo que vamos a poder medir desde la Tierra, es muy pequeño.

Exoplanetas: el éxito de la sonda Kepler

El año 1995 inauguraba una nueva era para la astronomía observacional. Ese año, Michel Mayor y Didier Queloz, publicaban en Nature el descubrimiento del primer planeta que orbitaba una estrella que no era nuestro sol; es decir, lo que conocemos como exoplaneta. Algunos, al referirse a los exoplanetas, hablan de planetas “extrasolares”. A mí esa nomenclatura me disgusta porque implica la existencia de planetas intrasolares, y ya me contarán como ello es posible. En cualquiera de los casos, el descubrimiento de 51 Pegasi b, pues tal es el nombre de aquel primer exoplaneta observado en aquel entonces, supuso un antes y un después en nuestro conocimiento del universo.

¿Hubo tsunamis en Marte?

¿Hubo tsunamis en Marte? Si nos atenemos al significado de la palabra tsunami, podríamos decir que, o no los hubo, o no tenemos pruebas de que los hubiera. Tsunami es, lo recuerdo, «ola gigantesca producida por un maremoto o una erupción volcánica en el fondo del mar». Y resulta bastante complicado tratar de encontrar restos de maremotos o erupciones volcánicas en Marte. Sin embargo, sí que sabemos que hace unos 3.400 millones de años, cuando el clima tanto de Marte, como de Venus y de la Tierra eran muy parecidos, había un gran océano en Marte.